domingo, 19 de febrero de 2017

DOS EN UNA Y AL RESCATE DEL PASADO.

 
RESTAURACIÓN Y REPRODUCCIÓN DE MUEBLES DEL AYER.

    Estas piezas de antes, tienen su esencia, nos trasmiten recuerdos del ayer, de nuestros abuelos y padres; como en este caso, un costurero de madera de peral y pino. También un velador de salita, en donde nos podemos imaginar hace más de un siglo a las señoras cosiendo y tomando unas pastitas con café, o emporrando alguna copita de Anis del Mono, vete tu a saber !!.

 Una de las piezas estaba tan mal por el ataque de insectos xilofagos, que no quedó mas remedio que hacer una copia. La otra, también muy atacada por los bichejos, tan solo tuve que rehacer una talla, consolidar la madera y pequeños arreglillos aquí y allá.
Como siempre - maquillaje de la señorita pepis -, la goma laca y cera con patina como acabados supremos.

                                                             Un saludo a todos !!!






En esta réplica utilice la madera de arce como material, ante el peral y pino. Tenía unos restos en el taller con un veteado bonito y además con cierto manchado por el hongo del azulillo, cosa que me importo porque me servia también como efecto de envejecimiento para el aspecto final de la pieza, maridándose muy bien con el patinado final  formado por pequeños golpecillos, arañazos, tintados y destintados, goma laca con color y cera con patina.
En los videos - cutrillas  - que os pongo abajo, ya veis la manera de hacer que lleve a cabo.
Eso si, siempre desde el 100 % hecho a mano.




Creando capas de Goma laca.
















viernes, 27 de enero de 2017

MESA ESCRITORIO DEL 1800 Y ALGO.


Por primera vez la vi en una casa abandonada; colgada de una viga y lloviendo por ella, ya que en el tejado había un goterón enorme. La condenada me quedó grabada en la memoria y años mas tarde esa casa fue vendida y un amigo mio heredo la mesa escritorio y otras pertenencias mas.
El amigo, quiso restaurarla y  aquí que estamos a ello.

     La fechamos en el 1800 y algo, por que no tenemos otras referencias salvo la época de la casa y los dueños.
    Madera de Castaño macizo, de lineas muy bonitas y equilibradas. Patas torneadas y finas. Cajones ensamblados con colas de milano.  Presentaba un aspecto muy malo; colores grisáceos por efecto de la humedad y los taninos del Castaño. La tapa estaba fendida, podredumbre y algunos xilófagos. Injertos de madera por aquí y por allá y otros trabajillos varios. Es curioso que las molduras de los cajones eran de cerezo, tintados en tinte negro, emulando a la madera de Ébano. Esto se hacia también con Peral o Nogal, por que no tienen vetas sumamente marcadas, ya que el Ébano es negro y liso a diferencia del Ébano Macasar, que si tiene vetas negro-ocre-pardas.




Cola animal para encolar la lengüeta de madera para unir las dos piezas de la tapa.
Dejamos secar, enrasamos con cepillo de testas y listo.


Reparando los cajones y como veis las molduras son de Cerezo.


Perfil del torneado.


Una de las bocallaves parece que llevó un tiro; o posiblemente era el cajón más usado e incluso para ser más mal pensado, era donde se guardaban los dineros.
Conservé esos pequeños golpes a modo de patina.



Molduras frontales de los cajones, restaurados y ebonizados.




Acabado a Goma laca dada a muñeca y tapaporos con piedra Pomez y alcohol.


Curiosa la moldura de los remates superiores de la tapa.


Aquí ya veis la mesa escritorio acabada. Los remates son de quita y pon en seco. Los dejé aquí sin colocar por el tema de transporte.



Unas manos finales de cera semidura con color para patinar dadas también a muñeca y LISTO !!!
















martes, 17 de enero de 2017

DEL LUTO A LA LUZ.

    Después de un tiempo sin postear vuelvo a la carga; en este caso vamos a observar el proceso de restauración de un taquillón de pasillo bastante lutuoso y feucho, como podréis observar.

    Hoy en día se lleva eso de policromar y pintar los muebles, consiguiendo con ello recuperar la vistosidad de la propia pieza; pasando de algo muermo a otra cosa más decorativa.

     No apliqué un procedimiento como se lleva ahora de moda, eso de la pintura a la tiza ( chalky -paint ),
Me parece bien y me gusta, pero prefiero en este caso proceder de otra manera.
Lo que busco es simular gorduras - impastos -, ralladuras de brocha, lagunas de estuco, pátinas, pero desde el punto de vista de la resistencia del acabado. Busco un estilo vintage y decapé parecido al estilo Gustaviano - Sueco-.
La pintura que se empleaba en el estilo Gustaviano originalmente de Suecia era con base de aceite, y los colores predominantes eran los amarillos apagados y grises. 
    La pintura al aceite con brillo mate, proporciona un acabado piel-aterciopelada, a diferencia de la pintura a la tiza con base agua ( acrílica ) que aporta un aspecto polvoriento - tiza -, perfecto para los muebles rústicos  y Provenzales.



    La pieza venia tintada con un color oscuro y con un barniz de capa final Nítrico tintado. La madera era de Caobilla - buena madera -. No eliminé todo el barnizado solo lo esencial para hacer un cuerpo nuevo de acabado y además para evitar grasas, siliconas en superficie que me perjudicaran al aplicar los nuevos acabados, cosa que en los acabados Chalky paint o a la tiza, ya pintan tal cual sin eliminar capas de los acabados anteriores.





     Limpiamos el esceso de polvo producido por la lija y procedo a dar varias manos de Gesso, en este caso comercial. Varias manos hacen falta y en algunas espatuleo Gesso haciendo impastos pero coloreando el Gesso con pigmentos, para que después al final parezca que la pieza fue muy pintada y repintada . Con un taco de lija, lijo un poco aquí y allá para eliminar puntos elevados del Gesso o cordilleras, pero siempre con la conciencia del paso del tiempo. También no elimino en demasía las marcas de los pelos de la brocha. Me gusta que se vea que fue pintado a mano. En los muebles franceses de época, las capas de Gesso eran pulidas finamente, en este caso algo si, pero no tanto..






     Las capas de Gesso coloreado, lo que me aportan es que al hacer decapé, desgastados o microlijados en aristas y demás, después me salen capas de varios colores y aporta a la pieza época y repintados.



     Pasamos en esta fase después de un lijado suave de las capas de Gesso y eliminación del polvo; a aplicar capas suaves de pintura mate al aceite . Al ser al aceite, podré hacer veladuras con distintos tonos del mismo color, creando antigüedad y profundidad del acabado. Además cuento, que en el futuro al ser al aceite, tenderá a amarillearse por el efecto de la oxidación, y aportará a la pieza aún más efecto antiguo y uniformidad.
Empecé con una mano de color crema-grisáceo pastel, una segunda muy rebajada de ocre lavado y una a modo de pre-patina de toques amarillentos pálidos por aquí y por allá, siempre capas liquidas y con poco cuerpo y otras a pincel seco.


    Deje secar bien, casi una semana, por que los acabados al aceite, necesitan mucho tiempo de secado ente mano y mano. Para rematar y contando con que al dar el Gesso dejé levemente las marcas de las pinceladas y los diversas capas de barniz al aceite mate, aplique dos tonos de cera; uno nogal y otro una mezcla ente Nogal y Cerezo, para hacer barridos y depósitos de cera para  realzar tallas y hendiduras haciendo sombreados, ayudándome de una paletina y un manojo de papel estrujado para hacer manchas untado en la ceras anteriores.

    Deje secar algo, elimine cera aquí y alla, frote y raspé un poco algún borde de la pintura y finalicé abrillantando levemente con un cepillo del calzado .






Puse un pieza de mármol moldurado y más o menos acorde en los colores con la pieza   y VOILA !!! . Se acabo.













Artesanía y Restauración de muebles en Negreira - Santiago de compostela - La Coruña- España

lunes, 28 de noviembre de 2016

DEL APOCALIPSIS AL RESURGIMIENTO.






    La bomba de Hiroshima cayó, BOOOM !. Que va !, ojalá que nunca pase eso, en ningún sitio.
El caso es que un cliente me trajo restos de lo que parece una libreria antigua, que por mala fortuna estuvo almacenada en una casa cerrada y con humedades tremebundas.

    Pero este caso sirve para observar que cuando hay materia e intención, todo se puede rescatar.

    Un mueble de madera de Castaño de dos cuerpos.Uno de ellos, el superior bastante alto, que es la libreria y otro desproporcionadamente más bajito, con una tapa corredera a modo de mesa.
El proceso de restauración ha sido con pinzas; he rescatado todo lo posible de lo que quedaba.
Primero, apliqué un decapante en partes, para sacar costras de pinturas y barnices .Pasando a una
 limpieza bastante agresiva, por que estaba tan machado por oxidaciones y por manchas de taninos producidas por la humedad, a parte de la mugre en costra, que no tuve más remedio que someterlo a decoloración con ácidos.

    Neutralicé estos ácidos con ácido acético - Vinagre -, dejé reposar un tiempo para neutralizar y lo lavé con chorro de agua y jabón con PH neutro, quedando la madera bastante limpia de manchas, pero sin decolorar en demasía el carácter antiguo del tono propio de la madera vieja. Es decir, fui decolorando poco a poco.  

    Dejé airear en el patio a la sombra bastante tiempo, hasta que estuvo seco y lo pasé al interior, cerca de la puerta, durante unos días más.











Empezamos la labor de reconstrucción casi de trabajo arqueológico, Un puzle, de trozos sueltos que a partir de su observación tuve que ir sacando las partes faltantes.
Me encontré con zonas completamente podridas, que tuve que rehacer con nuevos injertos y otras bastante duras que aplique resina de Paraloid  B-72 para endurecerlas, siempre teniendo en cuenta que sean partes no estructurales criticas, solo de apariencia. 
Para encolar las piezas, use cola orgánica de origen animal, por que incluso la usé como relleno por huecos y cavidades, teniendo la virtud que al secar queda mimetizada con el color de la madera y muy fácil de revertir en el futuro.





 




Aquí se puede observar el proceso de hacer piezas nuevas que faltan.


Después del Boom !!, hay que volver al orden de las cosas para su correcto montaje dentro de la estructura. Hay que marcar y enumerar todas la piezas y el sentido ordenado en donde se van a montar.



El mueble también tenía espigas de madera y aquí podéis observar que tuve que hacerlas  a mano.





La estructura se empieza a ver en su forma, poco a poco.









En este estado del trabajo, ya podéis ver que ya la cosa se ve, enterita


Aquí ha grandes rasgos, ya empezamos con la fase de tintar, con ácidos la madera nueva para mimetizarla con la vieja. El proceso estético comienza.




El mueble acabado a Goma laca y finalmente con varias manos de cera de anticuario color roble medio. Busqué unos tiradores de época y unos cristales finos y listo.
 Siento no aportar más fotos del proceso final.